Febrero del 2002

Este paseo a la Quinta Región surge a raíz de la invitación de Christian Morgado dueño del prestigioso Servicio Técnico Automotriz de Viña del Mar y la cadena de comida rápida Mc Donald. Christian también tiene una Isetta a punto de renacer.club_isettas_febrero_2002_05

El viaje de ida estuvo cargado de aventuras, ya que un grupo partió el día anterior por la Autopista del Sol para encontrarse al día siguiente en el cruce de Casablanca con el grupo que salía desde Santiago, desde este último punto sólo salió Carlos Lillo con su súper Isetta 1958, en un viaje que duró aproximadamente 3 horas 1/2 producto de la demora en encontrarnos.

club_isettas_febrero_2002_01 club_isettas_febrero_2002_02 club_isettas_febrero_2002_03

Llegamos a Viña del Mar donde la expectación de los transeúntes fue mayúscula al ver a cinco Isettas impecablemente restauradas camino hacia el Mc Donald de Viña del Mar donde nos estacionamos. En ese lugar estaba preparado un escenario para recibirnos con hamburguesas y bebidas para todos los integrantes de la caravana. Posteriormente invitamos a los niños que estaban en el Restaurante a dar una vuelta por la avenida Perú y San Martín, lo que atrajo a mas personas para ver estos «bichos raros» que muchos no habían visto nunca.

Cuando llegó la noche un grupo se fue a probar suerte al Casino y otros a dormir, al día siguiente nos fuimos en caravana a recorrer Valparaíso y sus avenidas.

Nos sacamos una foto histórica donde se aprecian las Isettas al lado de un Trolebús, luego de estas fotos y paseos por el puerto regresamos a Santiago.

club_isettas_febrero_2002_04

En la ruta surgió el primer inconveniente, saliendo del túnel Zapata en la bajada se le cortaron los frenos a Carlos Lillo, quién demostrando su experticia en el manejo logró detener la Isetta al lado de un terraplén de arena. Debido a esto amarramos la Isetta al camión de apoyo de Arturo Casorzo quien ya llevaba en panne la Isetta canario de Sebastián, transcurridos unos metros de remolque, se salió la rueda trasera de la Isetta por lo tanto debimos detener la caravana y reparar la falla. El problema fue que se había salido la tuerca del eje. Colocada la tuerca y afirmada la rueda se recuperaron los frenos y Carlos Lillo continuó viaje sin novedad hasta su casa al igual que René Viancos, Isabel Uribe, Arturo Casorzo, Marcelo Ginestar, Aldo Schnaidt. Como se darán cuenta fue un viaje inolvidable.

Fotos: Carlos Lillo

Comparte esto:

Un comentario sobre “Febrero del 2002”

  1. Amigos, saludos desde Mérida, Venezuela, la ciudad de los caballeros.

    Estas historias son dignas de una película! Espero poderlos conocer a todos muy pronto! Cuídense mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.